Llámenos: 932 522 349 Consultas Clínica Tres Torres, c/ Dr. Carulla 12 planta 3, 08017 Barcelona | Ver mapa

Llámenos: 902 013 713 Consultas Clínica La Milagrosa, c/ Fernández de la Hoz 45, 28017 Madrid | Ver mapa

Aumento de glúteos con grasa propia

Una alternativa al implante de glúteos es el aumento de gluteos con grasa propia, lo que llamamos tejido graso autólogo.

Tejido adiposoLa grasa se obtiene por liposucción de otras zonas del cuerpo y se somete a una preparación para obtener únicamente las células intactas. El proceso de preparación puede hacerse mediante centrifugación o filtración, en función del volumen que tengamos que manejar.

La inyección se realiza mediante canulas muy finas de forma que en cada pase se inyecten injertos muy pequeños que tengan la máxima probabilidad de sobrevvir. Se calcula que perdemos un 30% de volumen tras la inyección. En las nalgas podemos inyectar grandes volúmenes. La gran ventaja del aumento de glúteos con grasa propia es que podemos moldear mucho mejor distribuyéndola en función de las necesidades de contorno. Es habitual que la usemos también como complemento en la cirugía de aumento de glúteos con implantes.

Como la infiltración se realiza con cánulas, no hay cicatrices en las nalgas. El volumen de la nalga se considera estable en el periodo de unos 4-5 meses. El aspecto es totalmente natural y tras este periodo es posible repetir el procedimiento si se necesita.

La técnica de aumento de glúteos con grasa propia está indicada sobre todo en aquellos pacientes que quieren mejorar la estética de sus nalgas y tienen zonas donantes de grasa y no quieren implantes. Pero cada vez la indicamos más como complemento de ciruia de implantes, de forma que podemos resolver mejor las asimetrias y los contornos. Especialmente para la parte baja de la nalga, donde el implante no llega y nos sirve para evitar dobles contornos y para mejorar la forma redondeada de la parte baja de la nalga. Como el implante es submuscular, no hay problema alguno en inyectar grasa en el plano subcutáneo.

Las principales desventajas de la técnica es que se requiere una liposucción para obtener la grasa lo que incrementa el tiempo quirúrgico e implica el postoperatorio correspondiente. Para aumentar la supervivencia del injerto podemos enriquecerlo con células madre obtenidas de la propia paciente. Las células madre se organizan formando capilares que ayudan a aportar más nutrientes y oxigeno a las células trasplantadas.

Complicaciones
Las mencionadas para la liposucción y respecto al lipofilling las relacionadas con la reabsorción del injerto, que se calcula en un 30% pero puede variar entre pacientes, y la necrosis grasa (quistes, microcalcificaciones). Debido al volumen de la nalga normalmente es una zona que acepta muy bien los injertos.